¿Y si las cosas tuvieran su propia red social?

La web social de los objetos según Ericsson:

Anuncios